Código promocional Desigual


En estos momentos existe un código promocional para la tienda online de Desigual. Usa este cupón: FUN5 y consigue una rebaja de cinco euros en cada artículo que compres. Recordamos que la oferta sirve para http://www.desigual.com/es_ES/

desigual

Todo empezó con un pijama. Un pijama de una colección de crucero del año 1932, seguido por 30 vestidos de la hija del pintor Josep de Togores i Llach. Fueron las primeras donaciones (estrictamente oficiales) que llegaron a manos de Josep Casamartina, historiador de arte y comisario freelance.

Aunque, en realidad, la historia se remonta a unos años antes. Corría 2004 y a Casamartina le tocó reunir una colección de tejidos modernistas y art déco por encargo del Museu Tèxtil de Terrassa, para un ciclo sobre el pasado industrial y textil de la ciudad. La gran afluencia de público a la exposición hizo reflexionar a Casamartina, que se planteó: ¿y por qué no seguir con la colección, ampliarla y reunir todo ese patrimonio heredero del glorioso periodo textil industrial catalán?

Una pregunta que, en parte, contestó su amiga Anna Maria Casanovas, propietaria de la librería Els dies de Sabadell quien, al cumplir los 60 y jubilar el negocio, se embarcó en la aventura con Casamartina sin pensarlo dos veces. Ambos decidieron fundar una colección de moda: ella ejercería de presidenta (haciéndose cargo de los gastos) y Casamartina de director, de conseguidor de las piezas. El boca-oreja hizo el resto y el famoso pijama (además de muchas otras piezas que hasta entonces languidecían en armarios cargados de alcanfor) no tardó en pasar a engrosar la colección. Había nacido la Col·lecció Antoni de Montpalau (el nombre viene de la novela Les històries naturals, de Joan Perucho). Pásate por la tienda online de Desigual y comprueba las ofertas vigentes.

«Compramos cuatro maniquíes y montamos una exposición con las primeras donaciones en una casa de Sabadell de Plàcid Garcia-Planas. El éxito fue inesperado y mayúsculo», recuerda Casamartina. A partir de ahí, la colección se expandió. Las donaciones fueron multiplicándose, la primera exposición (patrocinada por el Banco Sabadell Herrero, celebrada en Oviedo) no tardó en llegar y, tras un homenaje en Teruel, ciudad natal de Pertegaz, y la presentación en Madrid en el Museo del Traje, llegó la gran exposición en el Palau Robert de Barcelona Barcelona Alta Costura (patrocinada por Banc Sabadell y acompañada de un libro-catálogo editado por Triangle Postals) que batió todos los récords: 200.000 visitas. «Ese fue el momento en el que la colección despegó. Fue una auténtica locura. El entusiasmo era contagioso», recuerda el historiador.

Hoy, la Col·lecció Antoni de Montpalau cuenta con 1.500 vestidos, de los cuales alrededor de 300 son de alta costura. Casamartina no para de recibir llamadas, casi siempre de mujeres (en muchos casos, hijas y nietas de señoras con armarios elegantemente surtidos) dispuestas a donar desinteresadamente trajes, vestidos y complementos dignos de museo. «Hasta hace poco, muchos de esos vestidos se donaban a Caritas o Humana. Imagínate un Pertegaz cortado en trozos, para trapos. Una verdadera lástima».

La ampliación de la colección continua a todo tren; el flujo de donaciones no cesa. Cada vestido que llega se examina cuidadosamente (se limpia y restaura si es necesario), se fotografía y, una vez planchado, se cataloga. Teresa Reverter, la encargada de ese proceso, recibe la ayuda de becarios de escuelas como Bau, el IED, Massana o la Escola Illa de Sabadell. Y, poco a poco, se alimenta un museo virtual alojado en la página web de la colección (www.antonidemontpalau.com).

«Tenemos de todo. Piezas de modistos de Madrid y de París (15 Yves Saint Laurent y 8 Givenchy del siglo pasado), aunque nuestra prioridad, por una cuestión de proximidad, es el material de aquí», explica Casamartina, que divide las piezas catalanas en tres grupos bien diferenciados: alta costura (1925-1990), modistas (1890-1980) y prêt-à-porter (1958- ahora). «Tenemos pendiente estudiar a fondo todo el material de las modistas. Hay desde vestidos a medio hacer a cajas de botones».

Las piezas más modernas, de prêt-à-porter, incluyen a nombres (algunos todavía en activo) como Dries van Noten, Romeo Gigli, Marithé & François Girbaud, Martin Margiela o Yohi Yamamoto, que suman un buen recorrido por la moda europea de los 80 y los 90. «Hace poco recibimos una gran donación de Celia Torres, que fue modelo en esas décadas y tenía un armario increíble». En las perchas hay incluso modelos de Zara de hace más de una década junto a piezas de Teresa Ramallal, Roser Marcé y de modistos como Carmen Mir, Andrés Andreu o Josep Ferrer. Junto a piezas de Santa Eulalia, Elio Bernhayer y Pedro Rodríguez.

Así, sin apoyo público y con una infraestructura mínima sale adelante la colección, que duerme en la antigua fábrica Artextil de Sabadell (propiedad de la familia García-Planas que cede desinteresadamente el espacio). Casamartina explica que, teniendo en cuenta cómo se ha ido diluyendo el Museu Tèxtil de Barcelona y la incógnita que rodea al espacio que tendrá la moda en el próximo DHUB, la Col·lecció Antoni de Montpalau se ha convertido ya en la más importante de Cataluña. Y en una de las más potentes de España junto a la del diseñador Lorenzo Caprile (con el que, por cierto, comparte más de un consejo sobre esta peculiar categoría de coleccionismo). Subvenciones, ni las hay ni se las espera.

¿De qué sirve que centenares de vestidos de alto valor histórico y artístico acumulen polvo en sus correspondientes fundas, almacenados fuera del alcance del público? En efecto, de bien poco. De ahí la ajetreada agenda de la Col·lecció Antoni de Montpalau, que suele viajar con el fin de compartir su legado al máximo. Es una colección viva y que en su corta vida ya ha recorrido centenares de kilómetros. Tras la exposición ‘Barcelona Alta Costura’ celebrada el año pasado en el Palau Robert (que batió récords de asistencia registrando 200.000 visitantes), la colección se enfrenta en los próximos meses a nuevas citas con el público más amante de la moda.

En marzo se inaugurará en el Museo Balenciaga de Guetaria ‘Balenciaga y la alta costura en Barcelona’, que contará con numerosas piezas inéditas de la colección. La muestra irá acompañada de un documental sobre la relación entre el famoso modisto y la capital catalana con guión del director de la colección, Josep Casamartina y realización de Ferran Alberich. Muchas prendas las encontrarás en Desigual.

El proyecto más ambicioso es la exposición que albergará durante un año entero (de junio de 2013 a junio de 2014) el Palau Robert sobre la historia más reciente de la moda democrática: ‘Barcelona Prêt-à-porter’ recorrerá «medio siglo de industria y moda», explica Casamartina, desde 1958 hasta 2008, con piezas de Toni Miró, David Valls, Joaquim Verdú, Josep Font, Custo, Mango y hasta Desigual. Un macroproyecto (contará con tres cambios de vestidos) que trazará la primera historia de la moda catalana más reciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>